02/07/2010

F. Botín presenta TIC y recursos tradicionales como nuevos retos educativos

Santander, 2 jul (EFE).- Tras la irrupción en las aulas de las nuevas tecnologías, la Fundación Botín presenta en una exposición el reto que plantea en la actualidad a los docentes el maridaje de las herramientas tecnológicas y el crecimiento emocional, todo ello sin dejar la base: el papel y los valores de la enseñanza tradicional.
La Fundación Botín ha montado así en su edificio de la calle Pedrueca de Santander la exposición "El aula de ayer, hoy y mañana" como un espacio educativo que integra estas dos variables: nuevas tecnologías y recursos didácticos habituales, tanto para niños como para jóvenes.
El aula contiene pizarras digitales interactivas, ordenadores portátiles, proyectores, sistemas de videoconferencia, zonas de audio y vídeo, junto a recursos educativos tradicionales (libros, juguetes, pinturas, manualidades).
Esta iniciativa forma parte del programa "Educación Responsable" de la Fundación Botín que, en colaboración con el Gobierno regional, pretende apoyar y facilitar el crecimiento responsable de niños y jóvenes.
El profesor de Nuevas Tecnologías del Colegio Salesianos de Santander, Raúl Diego, ha explicado a los periodistas que el uso de estas tecnologías para enseñar permite el desarrollo de un trabajo "colaborativo" y, además, sirve para que sean los propios alumnos los que "generen recursos" que después se comparten en la clase.
Así, con las pizarras digitales, los ordenadores y, sobre todo, internet, los estudiantes buscan contenidos, recopilan información y la exponen a sus compañeros.
Todo ello, utilizando "filtros", que les ayuden a discriminar qué información, entre los datos que pueden encontrar, es válida y puede incorporarse a sus trabajos.
Raúl Diego alerta en este sentido sobre los peligros de "un mal uso" de la red. "Bien usada (internet) puede ser la que capitalice las capacidades, y mal usada es un agujero", ha recalcado.
Ha dicho que las nuevas tecnologías en el aula son especialmente útiles para la enseñanza de idiomas o Educación para la Ciudadanía, al tiempo que potencia el multiculturalismo y el bilingüismo, con las posibilidades que ofrece la videoconferencia.
Este docente ha señalado que la aplicación de estas tecnologías al aprendizaje es "muy favorable", dado que "motiva" a los chicos.
Y, según ha resaltado, el propio profesor puede llegar a "formarse" gracias a los alumnos y avanzar en el manejo de las nuevas tecnologías, de forma que se pasa de un aprendizaje "unilateral" a otro "flexible".
"Ellos son nativos digitales, mientras que los profesores somos inmigrantes digitales", asevera Raúl Diego, que hace hincapié en que los docentes no deben recelar de la posibilidad de enriquecerse de los conocimientos de sus alumnos en este campo.
La directora del programa "Educación Responsable" de la Fundación Botín, Fátima Sánchez, ha indicado que esta iniciativa busca estimular el desarrollo emocional y cognitivo de los alumnos, y fomentar sus habilidades sociales y la relación con el otro.
Pese a defender las ventajas de la integración de las nuevas tecnologías, Fátima Sánchez advierte de que "a veces" esas herramientas "despistan" y, por ello, ha reivindicado las bases educativas tradicionales.
"Primero hay que saber leer, escribir y conocer. Esto (en alusión a las nuevas tecnologías) se apaga y te puedes quedar desprovisto", subraya.
Según ha apuntado, en la actualidad la Fundación colabora con un 40 por ciento de los centros de la región, que se integran en proyectos educativos en los que esta entidad facilita herramientas pedagógicas y material curricular. EFE-Cantabria