24/11/2009

El Ayuntamiento de Calatayud (Zaragoza) impulsa la digitalización de los fondos del archivo municipal

El Ayuntamiento de Calatayud continúa el proceso de digitalización de los fondos del archivo municipal, una línea de trabajo impulsada con los objetivos de garantizar la conservación de los originales y facilitar el acceso a su contenido a los investigadores a través de consultas informatizadas.

La tercera fase de este proceso acaba de terminar permitiendo consultar libros de actas municipales del periodo comprendido entre el siglo XVI y el año 1823 sin necesidad de acceder a los originales. Esto supone la digitalización de un 60 por ciento de esta documentación, de gran valor histórico porque permite conocer la actividad municipal a lo largo de la historia.

Las personas que quieran acceder a esta documentación pueden hacerlo a través del servicio de consulta del Ayuntamiento. De momento, a través de un disco duro en el que se ha volcado toda la información, pero a corto plazo está previsto el volcado de la documentación al software adecuado para la gestión de archivos, como puede ser el programa Veruela, que la Diputación Provincial de Zaragoza pone a disposición de los municipios.

Hasta ahora se ha trabajado en la digitalización de los libros de actas pero existen otras series excepcionales susceptibles de pasar por este proceso como son los fondos documentales relativos al periodo de la Diputación Provincial de Calatayud, efímera institución creada en el siglo XIX durante el Trienio Liberal, a las cofradías locales o a la antigua y extinta Comunidad de Calatayud, explica el Consistorio en un comunicado.

De manera más inmediata, el próximo año se empezará a trabajar en la digitalización de los archivos que el Ayuntamiento conserva de esta Diputación Provincial de Calatayud, además de continuar con las series de libros de actas.

La digitalización forma parte de una línea de trabajo continua del Ayuntamiento de Calatayud dirigida a la conservación del archivo municipal, a través de medidas como la adecuación de los depósitos, la restauración de documentos y la asignación de personal municipal de forma permanente para la organización de este fondo documental, personal que se apoya en la colaboración técnica de los archiveros de la Diputación Provincial de Zaragoza.